dissabte, 11 de desembre de 2010

Parc de la Ciutadella




El Parc de la Ciutadella comenzó a ser pensado en 1872 y fue entonces proyectado por el arquitecto Josep Fontseré. Josep no quise transformar el parque en un museo, porque los barceloneses no les gusta del que se pasó allí, entonces él organizó diferentes espacios, siendo una parte del parque más orgánica, con líneas más naturales, y otra parte con líneas más rectas. Todo el parque es compuesto por una rica diversidad de vegetación y de elementos arquitectonicos. Su proyecto inicial fue modificado para ser escenario de la Exhibición Universal de 1888, de la cual permanecieron algunos edificios como el Castel dels Tres Dragons que funcionaba como restaurante y que hoy actúa como Museo de Cièncias Naturales. Su proyecto fue nuevamente modificado más tarde para abrigar el zoo de Barcelona, que ocupa casi mitad del área del parque. El zoo es visto como una parte mal planeada del parque, ya que él cierra una gran parte de su perímetro que podría servir como entradas, lo que acaba por excluir un poco el lado de Barceloneta, obligando las personas a dar toda la vuelta.
El parque está muy bien localizado, siendo hoy su entrada principal por el Arco del Triunfo, que es continuidad del Paseo de Sant Joan. Sus límites fueron definidos por la línea del tren, ya que él fue pensado en relación a la estación de Francia, que era un núcleo muy importante en la época en que el tren era el principal medio de transporte.
Por mucho tiempo el Parc de la Ciutadella fue la principal área verde de Barcelona, y hoy día él continúa siendo un gran atractivo, tanto para los habitantes de Barcelona cuánto para los turistas. Las personas van a practicar allá deportes, pasear, los niños van para juguetear, en general el parque es muy bien aprovechado por todos.
Puedo comparar el Parc de la Ciutadella con el Parque del Ibirapuera, en São Paulo. El Ibirapuera es el principal parque de la ciudad y fue proyectado por Oscar Niemeyer con el proyecto paisagístico hecho por Otavio Augusto Teixeira Mendes, y fue entregado, del modo que conocemos hoy, en 21 de agosto de 1954. El parque abriga atracciones como el Museo de Arte Moderna (MAM), pabellones de exposiciones, planetario, entre otros. Él es frecuentado principalmente de fin de semana, cuando las personas van para relajar, practicar alguna actividad física o hacer alguna actividad cultural.
La diferencia entre los parques es la escala en que se encuentran. Barcelona es una ciudad pequeña, y el parque consigue ser incorporado en la vida de la ciudad, podemos sin problema pasar por el parque durante la semana, o sólo atravesarlo o parar para tomar un café, y conseguimos hacer todo eso a pie o de bicicleta. Ya en SP la situación es un poco diferente. Debido al tráfico y las dimensiones de la ciudad, no es tan simple llegar en el parque para dar un paseo. A pesar de él se encuentre muy bien localizado, ir al parque es una actividad que “planeamos”, y no una cosa que se puede incluir en la vida cotidiana, que simplemente tenemos gana y vamos, ya que el tamaño de la ciudad no permite que tú vaya a pie a los lugares, y las ciclovias aún no están siendo vistas como medios de transporte, lo que dificulta un poco las cosas, además de eso, SP no es una ciudad plana igual Barcelona, por el contrario, es una ciudad con muchas diferencias de cotas, por lo tanto incluso andar de bicicleta es un poco más difícil! Eso es una cosa que yo voy a sentir mucha falta, esa espontaneidad de tener ganas de ir a hacer las cosas, y conseguir ir a hacer las cosas! Sin estrés, ir paseando por la ciudad!